Dejar que la planta termine su ciclo completo en el jardín añade un aspecto de hermosura y elegancia, da contraste, gradación y estructura, y moderniza el concepto estético de la jardinería clásica.