Deambula libremente y siente el aire libre. Al final del día, tus pies deben estar sucios, tu cabello desordenado y tus ojos brillantes. Si esto es así, estás en el jardín de tus sueños.